Cómo comer mucho sin ganar peso

En los tiempos actuales en que vivimos, se ha puesto de moda el sedentarismo, y la comodidad hace de las suyas en nuestros hogares. Tendemos a pensar que ya haremos algo por nuestro salud, cuando haga falta.

Mientras tanto, le damos cabida suelta a los gustos por comer y permanecer sentados en nuestro sillón favorito.

Pero antes de que te desanimes y pienses que esto de la nutrición es sólo para personas organizadas y firmes en sus metas, déjame decirte que si es posible vivir comiendo mucho y sin ganar peso.

El asunto está en tener bajo control tres elementos que según la OMS causan sobrepeso: sal, azúcar y grasa.

El exceso en cualquiera de estos tres elementos, evidentemente te traerá consecuencias negativas para tu salud si no las tienes a raya.

Cómo comer mucho sin ganar peso

Algunas personas tienen la equivocada idea de que si consumen azúcares “saludables”, están haciendo aportes valiosos para su salud.  Es por eso que aquí te traigo algunos consejos para comer mucho (pero saludable) y tener tu peso controlado:

Con respecto al azúcar:

  • Es buena idea reemplazar el azúcar normal por azúcares saludables como: panela, Stevia, sirope, azúcar morena, azúcar de coco entre otros. Simplemente no te confíes de que por ser un poco más saludables, vayas a exagerar en su cantidad. Aun al tratarse de este tipo de endulzantes, debes tener un uso moderado de ellos. La OMS [1] recomienda el consumo de hasta 25 gr al día. También lo dice la dietista-nutricionista Lucía Arguelles en su libro “Vegetarianos con ciencia[2]
  • Intenta reemplazar el azúcar con alimentos naturales. Por ejemplo si te vas a tomar un batido o un jugo, procura no ponerle ningún tipo de azúcar y mejor endúlzalo poniendo: banano, pasas, dátiles o arándanos. Cualquiera de ellos le aportará la parte dulce a tu bebida.
  • Prefiere las bebidas naturales que no poseen ningún tipo de preservantes ni conservantes. Pues este tipo de bebidas que encontramos en los supermercados, contienen una excelente publicidad para disfrazarlos de saludables, pero la gran verdad es que tiene un montón de azúcar añadido.

Con respecto a la sal:

  • Puedes reemplazar el consumo de sal común por alguna de estas: sal de mar, sal rosada o del Himalaya. Igualmente no exageres en su consumo.
  • Una buena idea para reducir el consumo de sal es, ponerla al final, cuando tu plato está servido. De esta manera evitas cocinar con grandes cantidades de sal.

Con respecto a las grasas:

  • No incluyas ningún tipo de aceite en tu dieta, ni en ensaladas ni para cocer el arroz. Notarás como tu peso se controla de mejor manera.
  • Para cubrir la grasa en tu dieta diaria puedes reemplazarla por medios naturales como: aguacate, almendras, nueces, maní. Estos alimentos tienen grasas naturales que para nada afectará negativamente en tu peso.
  • Pero si tienes que usar aceite para cocinar, mejor usa el que proviene de: coco, aguacate, oliva, girasol, canola. El aceite de coco sin duda es el mejor aliado para nuestra salud y obviamente para cocinar. A pesar de ello no exageres en su consumo.

Haciendo estos pequeños cambios, podrás comer más, sin que esto se vea reflejado en tu aspecto físico.

Lee también: “Adelgaza rápido con una dieta vegana


Referencias:

[1] https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight

[2] Arguelles, Lucía. 2016. Vegetarianos con ciencia, pág. 30

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *